¡A por la segunda semana!

¡Hola! Me presento, me llamo Irene, tengo quince años y estudio en el colegio de La Presentación de Granada. Desde siempre me ha gustado mucho la informática, así como la tecnología, y otras ciencias como la física, la química y la astronomía. Ha sido este año cuando he decidido centrar mi recorrido académico (y más adelante, mi recorrido profesional) en estas ciencias en vez de en ciencias lingüísticas.

irene

(Soy la chica con gafas, por si no quedaba claro)

A principios del tercer trimestre, mi hermana mayor me mandó un enlace a la página donde se hablaba del Campus Tecnológico para chicas de la UGR, y en cuanto lo leí quise apuntarme para formar parte de él. Al final, fui aceptada, y, aunque estuviera un poco nerviosa por no conocer a nadie y porque nunca había visto ni aprendido ningún tipo de programación de ordenadores, está mereciendo la pena, ¡y mucho!

El primer día hubo una breve charla sobre nuestro campus, seguido de una presentación de todas nosotras y después unas clases de programación simple con Scratch. Después de eso, hasta ahora hemos estado trabajando y programando con Arduino, que es con lo que elaboraremos el proyecto final. Al final de la semana pasada hicimos el microproyecto del diodo LED RGB, que dio un resultado fantástico, ya que vimos cómo funcionaba algo que nosotras mismas habíamos “creado” y programado.

Lo que siempre voy a recordar será mi “Hola Mundo!” con el programador Geany. Cuánto me costó que saliera la dichosa terminal con esas palabras en ellas. Y todo porque el ordenador me tiene manía, como dice Maribel. Siempre me voy a acordar de eso, porque la verdad es que nunca pensé que yo fuera capaz de programar con códigos, y es lo que más me ha gustado por ahora.

También me gusta mucho la forma que tienen las monitoras o profesoras de hablarnos y de enseñarnos. Hacen que, de alguna manera, sea más entretenido, además nos dan independencia para que nosotras nos busquemos la vida, aunque si necesitamos algo ellas vienen siempre a ayudarnos.

También me gusta el hecho de que sea para chicas. Es una buena iniciativa para que en la actualidad haya cada vez más mujeres ingenieras; que seamos más reconocidas en la Historia en ese campo. Este campus nos da iniciativa y nos motiva de alguna manera a decir “¡Venga, que no sólo los tíos pueden ser informáticos!” y a hacer lo que de verdad nos gusta. La gente que he conocido, además, es toda maravillosa, y estoy muy agradecida a todos los que tienen que ver con él por haberse decidido a llevarlo a cabo. Y espero volver a venir muchas más veces a esta facultad después de que termine el campus.

Ayer, lunes, empezamos con nuestro proyecto final, por grupos que organizamos la semana pasada. En el mío estamos Esperanza, de Sevilla, Sara y Clara, de Galicia, y yo. Nuestro objetivo es programar un Robot de Arduino para que baile, haga recorridos, controlarlo a radiocontrol y por infrarrojos. También queremos añadirle unos LEDs en las placas delanteras.

Hemos tenido un problemilla con el IDE, ya que necesitamos una versión más actualizada de éste para poder programarlo. Nuestras monitoras, Paloma y Maribel, se han ofrecido a ayudarnos a instalarlo en un portátil que traigamos nosotras. A parte de eso, hemos avanzado en lo que podíamos quitarnos de encima, por ejemplo, ya tenemos una cuenta de Twitter del proyecto, al que hemos bautizado como “Robot Chachi”. Éste es el enlace a la cuenta, donde publicaremos diariamente hasta el jueves en lo que vamos progresando:

https://twitter.com/chachirobot

Al tener guardado el programa que Maribel le puso desde su ordenador para hacer que anduviera, no nos hacía falta volver a programarlo para ello, así que lo hemos probado, regulando la velocidad, fuera del aula. El enlace del vídeo es este:

https://twitter.com/chachirobot/status/618010170145271808

Esta es la única foto que tengo del robot, fuera del aula, y de lejos, ¡pero es mejor que nada!

Creo que no hay nada más que decir de estos días. En mi opinión, de aquí van a salir futuras ingenieras, y espero que sea así al final :D