“Pasada la primera fase de vértigo, estudiar ingeniería es muy gratificante”

Lucía castañeda. Estudiar ingenieríaSoy Lucía Castañeda, tengo 19 años y soy de Granada. Estudio 2º curso de Ingeniería de Telecomunicaciones en la UGR y me gustaría compartir con vosotros/as mi experiencia como estudiante de esta ingeniería.

¿Por qué elegiste esta carrera?, ¿te costó tomar la decisión de estudiar Ingeniería en Telecomunicación?

- Elegí esta carrera porque desde que tengo uso de razón me he sentido atraída por la tecnología, la ingeniería en todas sus ramas. Siempre me han entusiasmado las construcciones, la manera de adquirir la energía en la actualidad, todo lo relacionado con la física, etc. Pero, concretamente, lo que más me gustaba y me fascinaba era la forma en que nos comunicamos en la actualidad, todo lo que es comunicación a distancia, transmitir prácticamente cualquier tipo de información a cualquier punto del planeta en apenas segundos.

También me gustaba, y se me daba bien, la informática y la programación. Y por todas estas razones, y gracias al consejo de profesores del instituto, apenas me costó decantarme por las Telecomunicaciones.

Una vez dentro he de confesaros que da cierto vértigo al entrar, pero os aseguro que, pasada esa fase, estudiar una ingeniería es de lo más gratificante. Me gusta mucho, porque ves cómo tu trabajo y esfuerzo se plasman en circuitos que funcionan, en programas que hacen lo que tu dices o simplemente en teléfonos que te ponen en contacto con la persona a la que llamas, porque previamente tú lo has programado todo.

¿Cómo es la relación con tus compañeros?

- Como en cualquier facultad, lo mejor de la carrera son los compañeros. Haces buenas amistades, gente con la que compartir unos apuntes o unas cervezas, tanto con chicos como con chicas. Porque, sí, también hay chicas como vosotras que se han decidido por el mismo grado.

¿Qué le dirías a las chicas que dudan sobre si elegir carreras de ingeniería o no para eliminar sus prejuicios?

- Si por ser chicas os planteáis que os vais a sentir excluidas o cualquier otro prejuicio que se os pase por la cabeza, os diré que eso en mi caso, y en el caso de todas mis amigas que estudian una ingeniería, no ha sucedido. Es cierto que hay mucho más porcentaje de chicos en las clases, pero creedme cuando os digo que eso no es un impedimento en ningún caso. Lo importante de cualquier manera es que elijáis lo que más os gusta, sin importaros el que dirán, porque os aseguro que, de hecho, no dirán nada malo.